Escribe tu dirección de correo electrónico y recibirás todas las novedades de este blog

La habitación oscura



Era un día lluvioso. Uno de esos días de primavera en los que brilla el sol... y de repente el cielo se llena de nubes grises y se pone a llover.

Ya llevaba lloviendo 2 horas. Esto es increíble, pensó Laura, es un aburrimientooooo. No sé qué hacer. Me aburrooo, tantooooo.

Su madre, que vio que su hija empezaba a desesperarse, le propuso que leyera un rato. Así te distraerás con la historia y te divertirás.

A Laura no le convenció demasiado la idea, ya que no le gustaba mucho leer, pero tampoco se le ocurría nada mejor que hacer. Abrió su mochila y sacó un libro de la biblioteca del cole. La profesora les había dado 2 semanas para leerlo y Laura todavía no lo había empezado.

No habría leído más de 1 capítulo cuando se quedó profundamente dormida. Al despertar, tuvo la sensación de que había parado de llover, ya que no escuchaba el sonido del agua al caer. Le extrañó no oír a su madre en el salón, ni la tele encendida... abrió los ojos pero todo estaba demasiado oscuro. ¿Habría pasado tanto tiempo que ya se había hecho de noche?

Pasaron unos segundos hasta que Laura se acostumbró a la oscuridad y pudo ver entre sombras la silueta de algunos muebles.

Qué extraño, pensó. Esta no es mi habitación. Yo no tengo un armario tan grande... ni una alfombra en el suelo... y esa tampoco es mi mesa. Laura intentó levantarse rápidamente... pero no pudo. Sus músculos, sus huesos estaban entumecidos... no se podía mover. Empezó a asustarse, ya que no entendía nada de lo que estaba pasando.

Entonces, entre aquel espantoso silencio, empezó a oír susurros... voces de otros niños que decían su nombre...

Lauraaaaa... Lauraaaaa... intenta escapar...

-¡ Escapar!- Exclamó ella asustada - ¡Escapar cómo, y de qué!

Lauraaaa... Lauraaaa... intenta moverteeee... si consigues salir de esta habitacion, seras libre...

Laura intentaba por todos los medios moverse pero no había manera. Su cuerpo estaba agarrotado, sus piernas y sus brazos no le respondían... no puede ser, no puede ser, pensaba ella.

Lauraaa... sal de la habitación... queda poco tiempo... continuaron las voces.

Ya no podía más. Estaba temblando de miedo, a la par que intentaba con ímpetu salir de aquella cama... se concentró, pensó con todas sus fuerzas que tenía que conseguir mover la pierna izquierda para poder salir de aquella horrible cama. Cerró fuertemente los ojos, apretó los puños... y lo consiguió.

Notó como su pesada pierna tocaba el suelo, y un escalofrío le recorrió todo el cuerpo desde su pie descalzo hasta su columna vertebral. Ese escalofrío le dio fuerza para mover su otra pierna y así conseguir ponerse en pie.

Lauraaa... continuaron las voces, lo estas consiguiendoooo.... ahora correeee.... correeeee.... correeeee...

Laura notó como su corazón se aceleraba, cómo su cuerpo intentaba obedecer sus órdenes sin éxito. Mientras ella intentaba salir huyendo solo conseguía realizar movimientos a cámara lenta...

Fue así durante unos minutos hasta que consiguió dar el primer paso. Entonces, como por arte de magia recuperó toda su fuerza y fue capaz de avanzar a más velocidad. Corrió y corrió y cuando ya estaba sujetando con su mano el pomo de la puerta notó que algo tiraba de ella hacia atrás.

La sábana de aquella horrible cama se había enganchado a su pulsera, y ahora intentaba tirar hacia atrás, aquella horrible sábana intentaba de nuevo llevarla a su cárcel, a la cama...

Laura recopiló las últimas fuerzas que le quedaban, sujetó con la mano libre la sábana, presionó con su codo sobre la pared otro extremo de ésta... y tiró y tiró hasta que consiguió rasgarla. Abrió la puerta y vio que no había nada.

Tras aquella puerta, de esa habitación tan horrible, nada. No sabía qué hacer, no quería volver a la horrible cama, quería salir de esa habitación, pero tenía miedo.
No tengas miedo, Lauraaaa.... volvieron a gritar las voces, da un paso mas y seras libre...

Intentó ser valiente, cerró los ojos y sin pensarlo más dio un paso al frente. No sintió nada.

Sin embargo escuchó algo. Eran unas voces... pero no como las voces de la habitación oscura. Era el ruido de la televisión. Mamá está en el sofá viendo la tele... ¿mamá? Lo he conseguido, soy libre, pensó.

Con cautela abrió los ojos para descubrir con alivio que estaba en su habitación, en su auténtica habitación. Con sus pósters, sus peluches, sus tareas... todo. Vio sobre su regazo el libro del colegio que había empezado a leer.

Y poco a poco se fue tranquilizando... que tonta... todo ha sido un sueño... una pesadilla. Había dejado de llover y el sol estaba iluminando en el cielo un precioso arco iris. Se levantó más tranquila y fue a saludar a su madre, que efectivamente estaba en el salón.

Fue a la cocina a buscar un poco de agua y fue entonces cuando se dio cuenta de que tenía algo en la muñeca. Miró su pulsera de plata, que le había regalado su abuela, y descubrió con horror que un trozo de tela mohosa de color negro estaba colgando de ella... ¡tenía enganchada a la pulsera un trozo de sábana!

Dio un grito y se quedó ahí, petrificada. Su madre, al oírla acudió asustada a la cocina. Laura, Laura, que te pasa, estás bien, le decía su madre.

Pero Laura no era capaz de decir ni una sola palabra, solo señalaba estupefacta el pedazo de tela colgando de su pulsera.
- ¿Solo es eso?- dijo su madre- No puedo creerme que te hayas asustado por esa tela vieja. Que por cierto... ¿de dónde la has sacado?
- No, no, no es posible - balbuceó Laura- No, no, no lo sé mamá.
- Bueno, tranquila... no te preocupes. ¡Ves!, ya está - dijo tranquilamente la madre de Laura arrancando el retal.

Laura se aseguró de que aquel pedazo de tela ardiera en la chimenea, y nunca más volvió a saber nada de aquella habitación oscura... ni volvió a soñar con ella.

Pero eso sí, los días de lluvia... Laura nunca, bajo ninguna circunstancia, se volvería a acercar a un libro.

Fin


Clic aquí para volver a Fantasía (Página Principal)

Y ahora te invito a que si te ha gustado mucho, si no te ha gustado nada, si cambiarías algo de la historia o si quieres inventarte otro final, lo que sea, añade un comentario o envíame un e-mail.
¡¡Me gusta mucho saber qué opinan mis lectores!! Y se admiten sugerencias sobre otros temas sobre los que os gustaría que trataran nuestras historias.

Si quieres enviarme un mail... clic aquí

2 comentarios:

  1. Esta muy bien.....Sigue asi y conseguiras hacer un libro de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias chicas!!
      Seguid atentas porque iré añadiendo más historias... y también podríais proponerme temas nuevos...
      Ah, recordad que si queréis que salga vuestro nombre solo tenéis que ponerlo en el texto del mensaje.

      Eliminar

Ahora escribe qué te ha parecido la historia, si te ha gustado, si no, si le cambiarías algo, otro final...